Comúnicate, pero no demasiado

Me encanta que la gente hable conmigo en redes sociales, ya sea en una cuenta que es mía o de la que yo estoy al mando. La verdad es que es una pasada ver que los usuarios conectan contigo y reconocen que tu trabajo está bien hecho. 

¿Un poco de ego? Sí, ¿por qué no? 

Una parte muy molona de llevar un negocio es la de comunicarte con tu audiencia, con tus usuarios, creando un marketing colateral, creando engagement en redes sociales y enviando emails a tu comunidad emails. Sea como sea, es posible comunicarse demasiado.

[Tweet “Sí, comunicarse demasiado es posible.”]

Y por eso es muy importante ajustarte a la perfección a cómo reaccionan tus usuarios a cada tipo de comunicación de forma que puedas determinar cuánto es demasiado, eso sí, sin decepcionar las expectativas de tu público. Es verdad: la frecuencia mejora la conformidad de los usuarios. No obstante, no quieres molestar a tu comunidad contínuamente diciendo a los que aún no han hecho nada que lo hagan ya, ¿verdad? Eso sería bastante desagradable. Pero sí puedes hacer algunas cosillas, y no en plan martillo pilón, como los operadores que llaman a casa repetidamente… (todo mi respeto hacia los teleoperadores, ojo).

Para ello puedes usar el email. Aquí lo importante es recordar que tenemos que ser valiosos, interesantes y relevantes. Si se te está ocurriendo enviar cualquier tipo de mensaje a tu lista de email, asegúrate (haz introspección) de que ese email va a aportar valor a tus clientes. Si no, simplemente estarás mandando spam y tarde o temprano cansarás al personal y harás que se den de baja. (Tú solito o solita, sin necesidad ni ayuda de nada más) Por otro lado, no hay frecuencia perfecta, pero sí es importante que encuentres el balance que te permita permanecer en la mente de los demás sin resultar una molestia. La mejor forma de seleccionar la frecuencia de envíos es echar un vistazo a lo que ya se ha hecho antes para ver cuáles son los porcentajes de apertura para identificar posibles tendencias. Si no tienes acceso a estas herramientas de medición, echa un vistazo a los datos de consecución de leads. 

En cuanto al Social Media, mientras que las formas de determinar qué posts se muestran en nuestros muros y timelines han evolucionado mucho en estos años, todavía es fundamental tener muy claro y definido qué es lo que estamos compartiendo en nuestros perfiles y con qué frecuencia lo estamos haciendo. 

[Tweet “Cada plataforma es diferente, y tienes que aceptar sus “normas””]

Por ejemplo, ya hace mucho que el EdgeRank revolucionó cómo se comparte contenido en Facebook mostrando los contenidos de los fans mejor posicionados. Los fans que interaccionan con tu marca verán más frecuentemente que nadie quién vuelve a tu fanpage y quién no.

Hay un estudio de TrackSocial que afirma que las marcas que tuitean 4 o 5 veces al día consiguen un 300% más de retweets que si solamente lo hacen una vez. Asegúrate de que tus tweets son interesantes y de que merecen la pena.

Por otro lado, usar una estrategia potente de posts en el blog puede ayudar a que lo petes, ya sea una, tres o más veces a la semana. Si posteas regularmente y tienes contenido molón, tus lectores volverán a por más. Realmente, la frecuencia de posteo importa y el blogging es genial para llevar tráfico a tu web.  

Por último, la frecuencia de comunicación es distinta para cada marca. Identificar y analizar a tu audiencia es una gran forma de alinearte con tus objetivos. Al final, la calidad genera cantidad. 

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *