Contenidos: cómo hacer explotar mi cabeza

Criatura, ya sabes que el contenido es fundamental, y que de hecho, es una de las tendencias más importantes en marketing digital para el próximo año. Por eso tienes que tratarlo con cariño y no hacerlo de cualquier forma.

Este año 2019 no hagas explotar la cabeza a tus usuarios con tus malos contenidos Clic para tuitear

Es un buen consejo, de verdad te lo digo, y por eso, igual es mejor que no cometas estos errores en tu contenido que hacen que la cabeza me explote como un triquitraque. Ahí los llevas. 

Cárgate tus títulos de una vez por todas

¿Qué más da cuál sea el título de un contenido? Clic para tuitear

No. Error de los gordos. Los títulos importan mucho, pues es lo que le dice al usuario si tu contenido le interesa o no. Si no eliges un titular que mole, pierdes al 50% de tus lectores. Garantizado. 

Las redes sociales hacen que los títulos sean más importantes todavía. Ten en cuenta, que cuando lo compartes, los demás solamente ven el título. Dales la importancia que tienen, alma de cántaro.

No conozcas a tu público objetivo

¿Sabes quién lee tu blog? Si quieres que tus contenidos no valgan para absolutamente nada, dirígete al público equivocado

Cuando hablo tanto de las personas en el marketing de contenidos, es por algo. Todo se reduce a la relevancia.  Es lo que hace que el marketing sea tan efectivo.

He visto a profesionales insultar a su audiencia o hablarles de manera incorrecta dirigiéndose a ellos como no quieren. Es una forma de decirles, “marchaos y no volváis”, y créeme, no volverán. Hay una gran diferencia entre hablar de forma directa e insultar, y eres tú quién tiene que saber dónde está la línea.

Dí lo mismo que dicen todos los demás

¿Sabes que cada día se publican más de dos billones de contenidos en todo el mundo? ¡Dos billones! ¿Tienes idea de cuánto es eso? ¿Y por qué entre tanta información el usuario se va a fijar en lo que dices? Porque no dices lo mismo que todos los demás, porque tu mensaje no es un mensaje trillado y manido.

Es posible que quieras dar una opinión sobre algo de lo que ya se ha hablado mucho, pero siempre puedes:

  • tratarlo con una óptica distinta
  • mejorar el contenido que ya existe
  • hacer tu propia investigación
  • ser un escritor de la leche o hablar de forma que nadie haya visto antes
Si tu contenido no aporta nada nuevo, forma parte del ruido Clic para tuitear

Errores que te hagan sangrar los ojos

Seguro que has visto mogollón de estos: errores tipográficos por descuido, faltas de ortografía graves, errores sintácticos… esto es algo maravilloso para hacer que tus contenidos no solo pasen desapercibidos, sino que sean penalizados. Con lo sencillo que es usar un corrector…

No hay dios que entienda lo que escribes

Esto también pasa. Con más frecuencia de la que me gustaría tengo que leer artículos, tutoriales o whitepapers que no hay quien entienda. Se trata de piezas mal estructuradas y desarrolladas, con una redacción más que discutible. Y están ahí. 

Si no se te da bien la redacción (a mi no se me da bien cocinar, algún día os contaré la historia de mis bizcochos y lentejas invisibles), acude a un profesional del Copywriting, que seguro que te puede echar una mano.

Tu contenido es como un muro de hormigón

No hace mucho tiempo vi una web que me llamó mucho la atención. Era de un compañero de mi hermana, y, de verdad, no es por criticar, pero la home era un muro de texto plano. Sin párrafos, listas o títulos. Madre mía. Me costó la misma vida ver a qué se dedicaba.

Una cosa que he aprendido a lo largo de mis coqueteos con el Copywriting es que hay que facilitar lo más posible la lectura, no solamente con aspectos internos, como puede ser la propia redacción, sino con el formato. Este es importante para guiar al usuario por tu contenido. 

Eres el más mejor del mundo

Cuando tienes un proyecto, es el mejor del mundo. Cuando vendes algo, es lo mejor del mundo. Vale. 

¿Pero tienes que decirlo continuamente? ¿No es mejor demostrarlo y mostrar cómo puede tu producto o servicio satisfacer necesidades? Los contenidos que abusan de las egomanías no sirven para nada. El usuario no quiere leer lo bueno o bonito que es tu producto, quiere saber cómo puede ayudarle a solucionar un problema. 

Pues eso, que si no quieres hacer explotar mi cabeza, no cometas esos errores. 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *