Gestiona bien tu reputación o atente a las consecuencias

Yo soy una buena chica. Y eso es lo que quiero que tú percibas como usuario. Igual que mi madre no me dejaba juntarme de pequeña con gente de reputación dudosa (niños que se portaban mal o repetían en el cole), en el mundo online es igual.

Piensa que el entorno digital favorece las relaciones entre usuarios, pero realmente, es muy posible que no conozcas a alguien con quien sueles interaccionar mucho, y por eso, vives de la imagen que tengas. Vives de tu Reputación.

La reputación online es como la honra antigua, cuanta más tengas, mil veces mejor. Clic para tuitear

Igual que en el colegio ser un buen alumno te facilitaba mucho las cosas con los profesores, en el mundo digital tener una buena reputación y caer simpático es imprescindible para forjar sinergias y encontrar nuevas oportunidades de trabajo. Para ello es fundamental ser sincero y transparente. 

Eres quien eres, y eso es lo que queremos ver los demás. Clic para tuitear 

Como llevo diciendo desde que empecé en esto del Social Media hace ya algunos añitos, la reputación no se compra. Se gana, y cuesta muy poco perderla. Pero hay muchas personas que no acaban de enterarse. Para conseguir una buena reputación hay que conseguir que el usuario (u otros profesionales) confíen en ti, y para eso tienes que currártelo mogollón. A la hora de gestionar una comunidad (si eres un simpático CM) tienes que tratar de ponerte en la piel de tus usuarios y tratar de conocerlos escuchándolos.

No es suficiente estar en las redes sociales para tener éxito, la reputación que consigas como marca, el compromiso que consigas de tu audiencia, determinará en qué medida consigues tu objetivo. Y pienses que un simple comentario negativo no puede acabar con todo, puede hacerlo fácilmente si no lo gestionas bien. Se puede convertir en un verdadero dolor de cabeza

Siempre hay que estar preparado. 

Los comentarios negativos siempre hay que gestionarlos lo antes posible, informándonos de lo ocurrido, disculpándonos y respondiendo al usuario, y, si es posible, ofreciendo una solución, o, si no la hay, gestionándolo lo mejor que podamos. 

Si el canal en el que se expresa la queja es Twitter, lo mejor es contactar con el usuario mediante mensaje directo y tratar de dialogar. Es posible que tengas trolls, usuarios que tratan dar problemas. Si ves que no puedes hacer que deje de molestar, lo mejor es ignorarlos.

Pero lo fundamental es mantener la calma y saber a quién nos enfrentamos y qué vamos a responder y de qué manera, ya que no es lo mismo que se trate de alguien que tenga 25 seguidores o que tenga 5000 seguidores, puesto que su valoración negativa puede llegar a más audiencia, por lo que en este caso, hay que dar prioridad al de audiencia mayor.

Una vez hayas acabado con el problema es importante que te asegures de que no vuelve a las andadas, y por eso hay que monitorizar durante un tiempo.

La reputación solo se pierde una vez. Y no hay más Clic para tuitear

La reputación es un activo muy importante en el mundo digital. 

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *