Mi madre me enseñó a ser Community Manager (y yo sin saberlo)

Estas somos mi madre y yo de pequeña. La foto es real 🙂

No sé a ti, pero cuando era pequeña, y antes de ser Community Manager, mi madre siempre me decía: “Inma, no puedes hablar sin escuchar antes, porque así no sabes qué decir”. Y es que cuando era una niña (no os paséis, que no hace tanto tiempo) hablaba sin ton ni son, bueno igual que ahora realmente, pero ahora y con los años he aprendido a escuchar.

Después de tanto tiempo, las enseñanzas de una madre siguen siendo útiles y perfectamente aplicables al trabajo que desarrollo día a día.

[Tweet “Sí, mi madre me enseñó a ser Community Manager. Y me doy cuenta ahora”]

Son muchas las capacidades que debe tener un Community Manager, como la de saber escuchar. Un CM tiene que saber lo que quiere y lo que necesita su comunidad y su usuario, y eso me lo enseñó mi madre de pequeña, cuando me hacía ir a por el pan y yo le traía una viena en vez de un bollo. Entonces, me reñía y me castigaba sin ver el Un, Dos, Tres. Me decía: “tu padre no quiere ese pan, ya lo sabes. No le gusta.” ¿Acaso no es lo mismo que cuando lanzas un mensaje en redes sociales sin saber qué quiere o qué necesita tu comunidad? El usuario te sigue porque eres capaz de satisfacer sus necesidades, pero para eso tienes que saber qué necesita.

Y también me enseñó a prevenir crisis de reputación. ¿Qué es lo mejor para evitar problemas con tu madre? No cabrearla. Si no le respondes mal, la zapatilla no vuela hacia tu cabeza; si no haces las cosas mal con tu comunidad, no hay malos comentarios negativos. Así de sencillo.

Otra cosa que me enseñó mi santa madre, Mari Luz se llama, es a no darle de comer al Troll. Y por troll entiéndase mi hermano Jose, que es el que me martirizaba de pequeña. Es mayor que yo un año, y siempre me hacía rabiar. Cada vez que se metía conmigo y yo iba corriendo a quejarme, mi madre me decía: “pero no le eches cuenta, que lo que hace es chincharte”. Era difícil, igual que es complicado no prestar atención a alguien que en redes sociales te ataca de forma gratuita y que lo único que quiere es ganar notoriedad a tu costa. Basta con preguntar a cualquier profesional, te podrá dar mil y un ejemplos.

Me cuenta mi madre cada vez que voy a mi casa que cuando era pequeña tenía la voz muy grave, y que cada vez que yo hablaba la gente se giraba y se quedaba asombrada, igual que cuando iba al médico y le pedía que me oscultase con el Estetoscopio. Se partía de risa, y además, quería siempre que yo le contase lo que me pasaba. Eso es captar la atención de tu usuario, tienes que ser capaz de enviar un mensaje claro y de forma efectiva, pero claro, para eso tienes que tener algo que decir.

Organizar tareas es fundamental para un Community Manager, y para mi madre. Aunque yo siempre me he levantado temprano, gracias a su “apoyo” tenía que organizarme todas las tareas del día: a las 8h llamarla para que me llevase al cole, luego desayunar, luego ir al cole, limpiar el cuarto de baño, hacer los deberes… Como CM es imprescindible jerarquizar las tareas y darles una prioridad u otra. 

Pero hay una cosa que me enseñó por encima de todo: a conocerme mejor conociendo mi propia historia, lo que, como sabes, en fundamental para una marca y para quien la gestiona. 

 

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *